45.° FERIA DEL LIBRO DE BUENOS AIRES

Del 25 de abril al 13 de mayo de 2019 en el Predio Ferial La Rural

HORARIOS

- Lunes a viernes: 14 a 22h

- Sábados, domingos y 1 de mayo: 13 a 22h

VALOR DE LA ENTRADA

- Lunes a jueves: $120.-

- Viernes, sábados, domingos y 1 de mayo: $180.-

- Pase tres visitas: $270.-


35.° JORNADAS PROFESIONALES

Del 23 al 26 de abril, de 9 a 18h

< Volver

Premio de la crítica

_
El hijo judío de Daniel Guebel gana Premio de la Crítica de la Feria del Libro
_

La novela recibió el premio anual al Mejor Libro de Creación literaria publicado durante el 2018, por parte de un jurado de críticos, académicos y periodistas.

 

La entrega del Premio se realizará el 5 de mayo a las 20 hs en la Sala Sarmiento del Pabellón Blanco.

Buenos Aires, 27 de abril de 2019

El Premio de la Crítica al Mejor Libro de Creación Literaria 2018 es para El hijo judío de Daniel Guebel. La Fundación El Libro, organizadora del premio anual, entregará el reconocimiento el próximo 5 de mayo a las 20 hs en la sala Sarmiento, en el marco de la 45ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

El jurado del Premio de la Crítica de este año estuvo bajo la presidencia de Luis Gregorich e integrado por reconocidos periodistas y escritores: Carlos Aldazábal, Martín Ale, Natalia Blanc, José Emilio Burucúa, Jorge Dubatti, Silvina Friera, Santiago Kalinowski, Jorge Lafforgue, Antonio Las Heras, Mónica López Ocón, Cristina Mucci, Rafael Oteriño, Héctor Pavón, Flavia Pittella, Hinde Pomeraniec, Susana Reinoso, Julia Saltzmann, Matilde Sanchez, Máximo Soto y Gigliola Zecchín (Canela).

El 26 de abril todos los integrantes del jurado se reunieron para definir al ganador del Premio y eligieron, tras una serie de rondas, a El hijo judío de Daniel Guebel con 11 votos; luego, Infernales de Laura Ramos con 6 votos quedó en segundo lugar y Archivo Dickinson, de Maria Negroni obtuvo el tercero con 3 votos

Sobre el ganador

Daniel Guebel es escritor y periodista. Es autor de más de una decena de novelas y también libros de cuentos y obras de teatro. El hijo judío es su último libro y narra la historia de un niño que reclama la atención de sus padres; es un pequeño y a la vez profundo tratado sobre el exceso de amor y, paradójicamente, sobre el desamor.

“Vez tras vez, ante la mirada de hielo de mi padre o la apatía de mi madre, yo, que había ido hacia ellos sonriendo y con los brazos abiertos, debía retroceder preguntándome cuál sería el gesto o la palabra indicados, y diciéndome a cambio que, como no lograba el milagro de ese amor, tenía que aceptar mi responsabilidad en el rechazo, mi error inicial, irrevocable, y también su consecuencia…”, narra el autor argentino en esta novela autobiográfica.

La Fundación El Libro entrega el Premio de la Crítica desde 2006. Las obras que recibieron la distinción en las tres ocasiones anteriores Excesos lectores, ascetismos iconográficos, de José Emilio Burucúa (2017); Black out de María Moreno (2016), y ¿Facundo o Martín Fierro? De Carlos Gamerro (2015).

 

Premio anterior.

Debido a que el Presidente del Jurado Luis Gregorich no pudo asistir por problemas de salud, Nelly Espiño leyó su carta al premiado. Allí, Gregorich consideró al premio como el más importante de una entidad privada en Argentina, y sobre el libro reconocido, que “merece ser leído y celebrado”.

A continuación, Oche Califa enumeró algunas de las figuras galardonadas desde que el premio se instituyó para reforzar lo afirmado en la carta de Gregorich y agregó que para su entrega, además del libro, se tiene en cuenta la trayectoria.

Luego, el integrante del Jurado Pablo Gianera destacó la originalidad de la Colección Lectores que integra Excesos…, y definió el reconocimiento como “un tiro para el lado de la justicia”.

A su turno, la editora del sello Ampersand Graciela Batticuore marcó que la autobiografía a partir de las lecturas permite reconstruir “la historia de las emociones del individuo”, y agradeció a Burucúa por haber confiado en la propuesta de la colección desde su comienzo.

Para finalizar, el autor premiado reconstruyó el contexto de la escritura, que comenzó por sus libros de la infancia. “De pronto, la memoria comenzó a agudizarse y llegaron a mi cabeza personas, sentimientos, textos e imágenes que había olvidado”, recordó. Por esto, el escritor remarcó que repasar el flujo sus lecturas fue equivalente a “navegar por mi consciencia”.

Luego de sus palabras, el acto concluyó con la entrega del premio y un brindis.