43.° FERIA DEL LIBRO DE BUENOS AIRES

27 de abril al 15 de mayo en el Predio La Rural.

Lunes a viernes de 14:00 a 22.00

Sábados, domingos y feriado de 13:00 a 22:00


NOCHE DE LA FERIA

29 de abril, entrada gratis desde las 21:00.


33.° JORNADAS PROFESIONALES

25 al 27 de abril, de 9:00 a 18:00


27.° FERIA DEL LIBRO INFANTIL Y JUVENIL

Vacaciones de invierno 2017.

< Volver
14/05/2017

Expositores por primera vez

_
La Feria tiene su larga historia, y también las historias de quienes dan sus primeros pasos en este evento.
_

“Solo tuvimos que traer los ejemplares”

Dieciséis años de vida, una estructura autogestionada de tres personas y experiencia en otras Ferias dentro del país, Ediciones En Danza se dedica exclusivamente a un género: los libros de poesía, con cerca de doscientos títulos en su fondo editorial. Cuenta Javier Cofreces que se enteraron de la convocatoria por la Cámara Argentina del Libro, y para instalarse en su espacio dentro de NuevoBarrio, “solo tuvimos que traer los ejemplares, porque el stand estaba impecable, con la gráfica y las estanterías armadas”.

“Tuvimos bastante afluencia de las librerías, la semana pasada, por contactos previos”, detalla Javier y agrega que “igual sucedió con las jornadas de la CONABIP”. “Después, la afluencia del público es bastante homeopática porque no viene a buscar específicamente poesía”, continúa, para concluir que “estar acá significa tener una puerta abierta para tener una venta que en condiciones normales nos llevaría mucho tiempo.”

Sobre nuevas participaciones en la Feria, afirma que “va a ser difícil con un stand propio, pero sí tal vez si podemos compartir uno con otros sellos afines.”

Ediciones En Danza

“Para nosotros era un misterio qué podía pasar”

Desde Rosario llegó Prohistoria, un sello iniciado en los años 2000, “con la apuesta a divulgar títulos de origen académico, pero no solo para la academia”, según cuenta Sofía, en el stand ubicado en NuevoBarrio, espacio al que llegaron tras presentarse a la convocatoria que les llegó desde la Cámara del Libro.

“Para nosotros era un misterio qué iba a ocurrir, pero la experiencia está siendo muy reveladora”, afirma Darío Barreira, y la toman como “la ocasión de presentar material específico para un público masivo y durante las Jornadas Profesionales generamos contactos serios con nuevos libreros y distribuidores mexicanos, colombianos, españoles y portorriqueños, además de las apreciaciones muy positivas de gente del libro y público en general. La experiencia está siendo muy positiva”, concluye.

Para organizar su participación, contaron con su estructura de distribución y quienes sostienen el stand a diario, y fueron muy importantes las reuniones, capacitaciones, y consejos de colegas, “como Gabriela Tenner de Lenguaje Claro o gente más experimentada como Carina Zanelli, vinculada con el equipo de Industrias Culturales de la Provincia de Santa Fe”, recuerda Darío.

Sobre la Feria como evento, Barreira la ve como “un mundo a escala” de cómo funcionan el mundo del libro y las industrias culturales en general, incluso a escala global. “El emplazamiento espacial, los diseños de los stands y sobre todo los circuitos que diseña el recorrido de los compradores –por ejemplo durante los días de venta a los bibliotecarios– son una verdadera metáfora de los procesos de concentración económica”, concluye.

Prohistoria

“Si hay un lugar donde se quiere a los libros, es acá”

Surgida a partir de una revista de poesía con el mismo nombre, que luego fue abriéndose hacia la formación de Lamás Médula y Grupo Editorial Sur, dos sellos cuyos catálogos abarcan además narrativa, ensayos, naturaleza, comunicación, salud, naturaleza y deportes. “Estamos muy satisfechos de estar acá”, afirma Ruben Sálvador, porque “la Fundación ha hecho un muy buen laburo. Acá se ve amor por los libros”. “Ayer pasaron distintos referentes de la Fundación para ver si necesitábamos algo, si teníamos alguna sugerencia”, ejemplifica Salvador, y agrega que “La Fundación tiene una estructura para el novato. El sistema que tienen para orientar al

nuevo ‘vecino’ es impecable. Antes de que te preguntes cómo se resuelve una cuestión, ya recibiste un mail que te indique cómo resolverlo, porque ya saben los problemas o imprevistos que podamos tener. Por ser nuevos vecinos, nos sentimos muy bien. Estamos muy contentos, sobre todo muy agradecidos. Si hay un lugar donde se quiere a los libros, es acá.”

A partir de su experiencia este año, Salvador piensa en los próximos, y celebra “saber que ahora hay una editorial que está soñando, organizando su catálogo, cómo financia su proyecto, y el año que viene va a estar acá. No sabemos cómo se llama, pero sí sabemos que existe, y que está trabajando ahora”.

Lamás Médula

“Muchos libreros nos encontraron gracias a esto”

También vecino de NuevoBarrio El elefante blanco es un sello familiar creado hace más de veinte años, cuyo catálogo cuenta con cuidadas ediciones de crónicas de viajes e historia argentina. “Para nosotros es muy bueno, porque estamos con cambio de distribuidora y no estamos en librerías. Muchos libreros nos encontraron gracias a esto”, cuenta Julieta Correa.

“Llegamos y el stand estaba perfecto”, relata Julieta, y agrega que celebran cada venta, “pero no tenemos cómo comparar con otros años, al no estar en librerías.”

Como todos los sellos pequeños que hacen la experiencia, El elefante blanco se organizó “con un lector del Elefante…, que le gusta nuestra historia y nos repartimos entre él, mi tía, y otros miembros de la familia”, para sostener el stand.

Luego de la Feria, El Elefante Blanco vuelve a las librerías.

El elefante blanco

“Nos permitió posicionarnos mejor”

Otra provincia presente en NuevoBarrio es Córdoba. Desde allí vino Tinta Libre, un sello con seis años de trabajo. “Tener la posibilidad de probar cómo trabaja la Feria, los stands, la comercialización, nos permite estar más seguros para el año que viene tomar la decisión de arriesgarnos”, relata Gastón Barrionuevo, al tener un panorama más claro del movimiento de gente, y las actividades que pueden hacer, a partir de esta primera experiencia.

“Nos vino muy bien, porque nos permitió posicionarnos mejor, ya que desde el interior es muy difícil acceder a eventos de esta magnitud”, concluye Gastón.

Tinta Libre

“Es como una fiesta de libros”

Fuera de NuevoBarrio también hay sellos que hacen su primera experiencia. Ahí está en el pabellón azul Les Editions Quel Toupet, surgida durante 2016 a partir de la autoedición que Keren Benoliel hizo de la colección Lupita, escrita a partir de una historia familiar. “Después de lanzar los tres primeros títulos, y al conocer la Feria, me dije que debería estar, porque lo más importante era estar en contacto con nuestros lectores”, cuenta Keren, y agrega “como somos nuevos, es bueno escuchar los comentarios para mejorar nuestro trabajo”.

“Estoy muy contenta con la Feria, porque es como una fiesta de los libros, tanto para exponer los propios, y estar en contacto con nuestros lectores, y como visitante, por los tesoros que uno encuentra”, relata Keren. “Cada vez que a un chico que le gusta Lupita, me hace olvidar todo el esfuerzo que me llevó el trabajo”, concluye, y deja abierta la posibilidad de publicar literatura no solo infantil.

Quel Toupet

Una sola obra, un stand.

Así se animó Ricardo Male, autor y editor de El territorio invisible, quien apostó a exponer en la Feria por primera vez. “La mayor motivación fue la interacción con el público” explica Ricardo, y agrega la red de contactos que se armó a partir del stand. “Vinimos acá con ese objetivo, no con uno económico. Por eso, es muy positivo” expone quien autoeditó su obra en un stand armado por un grupo interdisciplinario. “Apostamos a lo social, donde la creatividad se prioriza por la rentabilidad, y quisimos vivir la experiencia”, concluyó.

El territorio invisible

“Pudimos ampliar nuestro público”

Modesto Rimba tiene dos años y un diverso catálogo que incluye narrativa, poesía, y no ficción también cumple en 2017 su primera Feria Internacional de Buenos Aires. “Habíamos tocado un techo. Estar acá es una gran satisfacción, porque nos permitió ampliar nuestra llegada a públicos más amplios, por fuera del lector-escritor que nos seguía desde antes,” explica Flavia Pantanelli.

También como balance provisorio de su participación por primera vez en la Feria, Flavia marca haber percibido que “el público valora mucho el trabajo de las editoriales independientes, el trabajo de apostar por autores poco reconocidos, y producir ediciones cuidadas.” Por eso, concluye, “las editoriales independientes son la resistencia y el germen de lo nuevo”.

Modesto Rimba