44.° FERIA DEL LIBRO DE BUENOS AIRES

26 de abril al 14 de mayo en el Predio La Rural.


34.° JORNADAS PROFESIONALES

24 al 26 de abril, de 9:00 a 18:00


28.° FERIA DEL LIBRO INFANTIL Y JUVENIL

Vacaciones de invierno 2018.

< Volver

Máximo Chehin, ganador del Premio Literario Fundación El Libro: “La presentación de un libro es sobre todo una celebración”

_
Este sábado 10 de junio, Máximo Chehin se presentará en la Feria del Libro de Adrogué.
_

Salir a la nieve. Ese es el nombre del libro ganador de la primera edición del Premio Literario Fundación El Libro. Pero no es sólo un título, es una imagen, una metáfora del encuentro con lo desconocido, con una fuerza que supera el entendimiento, tal como sucede cuando una publicación llega a las manos de un lector o cuando el autor entrega la versión definitiva de su obra Salir a la nieve.

El autor, de esta pieza de 12 cuentos, es Máximo Chehin, tucumano de origen, afincado en Buenos Aires, quien luego de la entrega del premio y la correspondiente presentación en sociedad de su última obra, comentó: “Fue un momento muy lindo. Vinieron muchos amigos, me sentí local en un punto. Me presentó Liliana (Heker), quien fue mi profe de taller, con quien me formé y a quien quiero mucho, por lo que fue algo muy conmovedor. La presentación de un libro es sobre todo una celebración, que uno quiere compartir con la gente querida”. Y por gente querida entiende a aquellos que llenaron la Sala Sarmiento, en el Pabellón Blanco, conocidos y desconocidos.

Oche Califa, director de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, explicó con respecto al premio: “Nos parecía que teníamos una cuenta pendiente con generar y darle continuidad a un gran concurso literario, que la Argentina debe tener, que dé prestigio a autores.  No somos una editorial, buscamos autores para el bien de la literatura argentina y la industria del libro. Será un trabajo de años hasta instalar un premio de referencia en todo el mundo de habla hispana. “A diferencia de otros premios, éste tiene un segundo y tercer puesto y una opción a otorgar una menciones de honor, cosa que ocurrió con un caso”.

El jurado que seleccionó Salir a la nieve estuvo compuesto por Antonio Skármeta, Luisa Valenzuela, Daniel Divinsky, Pablo De Santis y el recientemente fallecido Abelardo Castillo, quienes eligieron la obra entre más de 200 textos inéditos de México, Estados Unidos, Argentina y Uruguay. Entre estos se encontraban “Los afueras”,  de Yanina Lorena Rosenberg, “Antes de África”, de Marina Berri, y Astronautas, de Santiago Craig; segundo y tercer premio y mención honorífica, respectivamente.

Salir a la nieve, el libro, comenzó a gestarse 20 años atrás, aunque Chehin aún no lo sabía, ya que el cuento que abre, “El trompo mágico”, lo acompaña casi desde el momento en que decidió que debía tomarse la literatura más en serio.

“‘El trompo mágico’ es uno de los primeros cuentos que escribí seriamente. Los escribí hace, literalmente, 20 años y lo corregí infinidad de veces. Fue el primer cuento que leí cuando comencé en el taller con Liliana Heker. No lo incluí en mi primer libro porque no me gustaba como había quedado y al final quedó en una forma que me parecía que daba la talla y decidí incluirlo”, recordó.

En “Salir a la nieve” hay viajes constantes al pasado, a territorios que parecen desconocidos y regresan en historias que denotan un mundo de pequeñeces magnánimas: “La infancia en el recuerdo, la construcción que uno hace de ella, es un territorio un poco mítico. Los grandes recuerdos suelen tener una cualidad casi sobrenatural, más allá de que sean cosas triviales”.

-¿Cómo fue la preparación del libro?, ¿cuándo comienza y termina?

-Uno siempre está escribiendo y después, en todo caso, uno tiene un material y se da la oportunidad que a un editor le interesa o que aparezca un concurso. La mecánica es esa, uno escribe con asiduidad y se da una oportunidad grande, como esta. Y entonces se termina de redondear el material para presentarla.

“Un concurso, un premio o el llamado de un editor de alguna manera te emplaza. El trabajo del escritor es muy constante, uno nunca termina de corregir los textos y está constantemente pensando, revisando, pero cuando se tiene una fecha límite, hay uno se enfoca en lograr algo cerrado”, explicó.

Ingeniero de profesión, trabajo que le sirve para “pagar cuentas”, Chehin se confiesa un escritor full time, aunque eso no signifique que su gran pasión le genere placer: “Hay autores que la pasan bien escribiendo y yo los admiro mucho, me gustaría que fuera mi caso. Lo mío viene por una necesidad, yo tengo que escribir. El ejercicio de la escritura no es placentero porque es como una lucha constante contra las propias limitaciones, contra el lenguaje, el tiempo. Por otro lado, me llena de una manera que el otro laburo, no”.

-¿Cómo es el proceso creativo?

-Me acostumbré a escribir cuando puedo, porque siempre trabajé de otra cosa. Trato de dedicarle tiempo de calidad, no importa cuándo, ni dónde. Me siento muy cómodo trabajando en el pequeño estudio que tengo en casa, pero lo hago en cualquier lugar, en una oficina, en un pasillo, en un bar, en un aeropuerto, donde sea. También me gusta dedicarle mucho tiempo al mal llamado ocio creativo, cuando comenzás a pensar la idea, a trabajarla dentro de tu cabeza.

-¿Te considerás un autor de cuentos?

-Me gusta el cuento como género, me encanta la potencia y la concisión que demanda, que en otros géneros no están. Pero al momento de escribir todo tiene que ver con la idea, a partir de ahí surge si será un cuento o una novela. El trabajo de escribir es difícil, es incómodo. Siempre. Es indiferente del género. Pero cuando tenés días como hoy, que presentás un libro y hay gente que se acerca para decirte que un cuento tuyo la conmovió, hace que todo valga la pena.

Al fin del acto, Califa anunció el lanzamiento de la segunda edición del concurso que también será para cuentos.

Salir a la nieve. No es solo el nombre del libro con que Chehin obtuvo su primer gran reconocimiento, el Premio Literario Fundación El Libro. Es también el título del cuento que cierra la publicación y que le da la bienvenida a su autor hacia el encuentro con lo desconocido.