2.° FERIA DEL LIBRO DE MERLO

Del 6 al 16 de septiembre de 2018, Predio El Tejadito.


FERIA DEL LIBRO DE SAN MIGUEL DE TUCUMÁN

Del 5 al 15 de octubre de 2018, Predio Ex Abasto.


FERIA DEL LIBRO DE LA PLATA

Del 12 al 27 de octubre de 2018, Pasaje Dardo Rocha.


45.° FERIA DEL LIBRO DE BUENOS AIRES

Del 25 de abril al 13 de mayo de 2019.


35.° JORNADAS PROFESIONALES

Del 23 al 26 de abril, de 9:00 a 18:00


FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE ROSARIO

Mes de mayo y/o junio de 2019


FERIA DEL LIBRO INFANTIL Y JUVENIL

Vacaciones de invierno de 2019


< Volver

X Jornada de Microficción

_
Jueves 10 de mayo de 2018, 18:30 hs
Sala Julio Cortázar
_

Brevísima, provocadora, irónica, la microficción –el género literario del siglo XXI– da cuenta de lo huidizo, lo contrastante y lo fugaz, canjea permanencias, demuele certezas, multiplica posibilidades y parece despojarse de todo para travestirse imprevisiblemente y mostrar que lo que parece casi nunca es. El 10 de mayo, en la Feria del Libro de Buenos Aires, se realizó la X Jornada Ferial de Microficción.

 

Tweets finalistas 2018:

Seleccionados por el Jurado integrado por María Cristina Ramos, Fabián Vique y Martín Gardella

@eduvarde – Holmes llamó a Dupin que telefoneó a Brown que buscó a Parodi quien mensajeó a Marlowe que contactó a Poirot quien rastreó a Ness que leía a Marple. Cuando llegaron a la escena, quedaba la línea blanca de la tiza borrándose por la lluvia. El muerto se había ido.

@Gauch0Power – Ese hombre me seguía hacía años. Me volvía loco. Cada día tomaba un café en esta cafetería, atrás mío. Quise matarlo. Me daba miedo. Preparé un gotero con veneno. Cuando se levantó, deslicé la gota. Volví a mi cafe. Todo se volvió oscuro. No pude volver a respirar.

@MarylenaCambari – Fin de las utopías. Cuando le dieron la libertad después de veinte años de prisión injusta por dar rienda suelta a su peligrosa imaginación, llegó a su casa y el dinosaurio todavía estaba ahí, jactándose de su inimputabilidad.

@PatrikiaK – El crimen perfecto: Lo convenció de que podía volar.

@queenmab1974 – Hasta bien entrada la noche, limaron asperezas. Los policías, con rondas de mate y partidas de truco. Los presos, con cuanto tenían que pudiera agrandar el boquete.

@jorgeapittaluga – Disparó por sobre su hombro, huyendo del perseguidor. Más adelante, la presa se escabullía. Luego, el dolor en el pecho le anunció que, en este mundo circular, el cazador y la víctima bien podían volverse uno. Mala suerte, se dijo. Buena puntería, se felicitó.

@lacontaok – En ese instante, cuerpo a tierra y acobardado en medio de la balacera, pensó que ni la academia, ni el polígono de tiro, ni siquiera el arma que portaba, habían logrado convertirlo en el héroe que jugaba a ser durante aquellas tardes de poliladron en su infancia.

@arielfm76 – El detective se arrodilló y pasó un dedo sobre la mancha roja. Sí, era sangre. Descubrió algo más: le gustaba su sabor.

@EvangeCaceres – Las manchas de sangre en su camisa decían más que cualquier coartada que pudiera inventar. Tuvo tiempo suficiente de lavarla, pero prefirió usarlo para inculpar a otro con pruebas falsas. Casi me engaña, pero olvidó que además de estar frente al caso soy su esposa.

@tonio_cruz – FE DE ERRATAS. No tuve alternativa. Recorría el barrio y vi un individuo sospechoso. Me acerqué y di la voz de alto. El hombre giró y metió su mano en la chaqueta. Entonces, disparé. ¿Cómo imaginarme que no buscaba una pistola sino su documento?

@Recorridohastam – –Tres tiros–  dijo el detective, de cuclillas junto al cuerpo. –Cuatro –replicó alguien antes de que el disparo dejara al detective yacer junto a la víctima.

@JorgelinaMillan – El secretario insiste: -¡Hable, hombre! Vio el rostro del asesino, dígalo. Tranquilo, la justicia lo va a cuidar. Al testigo le transpiran las manos, murmura: -Es… ese señor. El dedo acusador apunta al juez. El juez se para de un salto, empuñando un cortapapeles.

@CristianAcv – El detective devenido novelista escribe: “La puerta se abre. Él mira hacia la puerta: conoce muy bien a aquel tipo. Él sabe que llegó su hora. Sonríe. Un disparo. Silencio.” Pone el punto final. Y ya oye las pisadas y el pasador y la puerta que se abre. Sonríe.

@PibeDelBondi92 – La sangre corre por abajo de la puerta. Me mancha los zapatos. El cuchillo que tengo en la mano sigue impoluto. Limpio. Seco. Alguien se me adelantó. Tenía que ser yo. Quería verlo morir. Quería verlo. Tengo miedo de abrir la puerta. El aire se siente frío.

@IvanConfa – Uno, dos, tres. Definitivamente fueron disparos. Dos, cuatro, muchos. Esos son los pasos. Suben las escaleras. Abre el tambor. Uno, dos, tres. Tres balas. Ellos no pueden ser más de tres. Que no sean más de tres.

@ail_herzsa – Buenos Aires no duerme. Son las dos de la mañana y los pasos de una sombra se pierden en las empedradas calles de San Telmo. Nadie la ve, ¿por qué alguien le prestaría atención a un viejo y a un valiente bandoneón que buscan quitarse en silencio sus últimas notas?

@jlbvirtual – En medio del tiroteo el sargento Ponce se quedó sin balas. Al ver que a media cuadra estaba la armería de los hermanos Goldman, corrió hacia allí. Por suerte había llevado la tarjeta de crédito.

@queenmab1974 – DOS PARA UN MISTERIO. El caso los tiene en vilo: “Matar es fácil”, ha escrito el testigo mudo. Después de tantos años, son un matrimonio de sabuesos. Hércules se concentra en las pistas, y Ágatha en la página.

@arielfm76 – El investigador halló en el lugar del hecho una prenda de su esposa. ¿Así que ella era la famosa viuda negra que despojaba a sus amantes del dinero y de la vida? Se la guardó en el bolsillo. Temiendo la burla, la afrenta de la infidelidad, eliminó la prueba.

@ail_herzsa – Buscaron día y noche sin éxito. Buscaron rastros, huellas, prendas. No encontraron nada. Buscaron audios, fotos, videos en redes. Nada. No había registro alguno. Ni lo habría. Porque nadie puede encontrar a un alma perdida, solo ella sabe cómo regresar a sí misma.

 

Ganadores:

Primer premio (Ganador)

@lacontaok – En ese instante, cuerpo a tierra y acobardado en medio de la balacera, pensó que ni la academia, ni el polígono de tiro, ni siquiera el arma que portaba, habían logrado convertirlo en el héroe que jugaba a ser durante aquellas tardes de poliladron en su infancia.

 

Segundo premio

@jorgeapittaluga – Disparó por sobre su hombro, huyendo del perseguidor. Más adelante, la presa se escabullía. Luego, el dolor en el pecho le anunció que, en este mundo circular, el cazador y la víctima bien podían volverse uno. Mala suerte, se dijo. Buena puntería, se felicitó.

 

Mención especial

@PatrikiaK – El crimen perfecto: Lo convenció de que podía volar.

 

Segunda mención

@ail_herzsa – Buenos Aires no duerme. Son las dos de la mañana y los pasos de una sombra se pierden en las empedradas calles de San Telmo. Nadie la ve, ¿por qué alguien le prestaría atención a un viejo y a un valiente bandoneón que buscan quitarse en silencio sus últimas notas?